Síndrome del nuevo hortelano

No es extraño que por estas épocas aparezcan indicios de esta tendencia mundialmente conocida, y es que las temporadas de inicio de Otoño e inicio de primavera destacan por ser fechas en las que nos proponemos retos y ambiciones nuevas, liberamos algunas de esas cargas que nos van sobrando, y nos exponemos hacia cambios que nos dan ilusión, como el de ser un gran y nuevo hortelano.

A veces no es fácil identificar los síntomas que indican que estás sufriendo el síndrome del nuevo hortelano, pero si notas alguno de estos, es que la semilla ya está dentro, y si no es ahora,  ¡no va a tardar mucho en florecer!

  • Sientes que necesitas estar en contacto continuo con la naturaleza, de repente, te apetece revolcarte en el barro, o hundir tus manos (hasta el hombro) en la arena…
  • Empiezas a notar la falta de productos frescos y alimentos sanos, has dejado de lado el fastfood, y ahora prefieres pedir ensaladas, sueñas con unos tomates frescos y llenos de sabor, o con batidos de frutas de temporada
  • No  puedes dejar de hacer planes al exterior; todo plan que conlleve ir a la montaña, campo o incluso orilla del río va a ser tu fecha más marcada en el calendario.
  • Además de dejar de fumar y de hacer más ejercicio, necesitas sentir que te estás cuidando más y mejor.
  • Empiezas a admirar a esas personas que saben distinguir la fruta y la verdura de temporada y cuál sería la mejor época para plantarla.

 

sindrome-nuevo-hortelano-baja-2

 

 

¿Y cómo combatir el síndrome del nuevo hortelano?

Seamos claros, hay pocos remedios que puedan combatir este síndrome, aunque durante un tiempo ha funcionado con grandes cadenas de alimentación, inculcando a los niños el principio de que la leche viene del supermercado y las ensaladas de bolsa se recolectan así, los nuevos brotes vienen con fuerza y aún no se ha encontrado una medicina que pueda combatir el síndrome del nuevo hortelano con efectividad, por tanto si crees que te está afectando o que puede estar influyendo en tu grupo de amigos u entorno, empieza a asumir tu nuevo propósito en la vida:

  • Infórmate sobre las posibilidades que tienes de ser un Hortelano, lo importante es saber si tienes espacio y aprovechar todas las posibilidades de tu casa o entorno
  • No desfallezcas, al principio puede ser duro, puede que tengas algunos fracasos, pero una vez conozcas los trucos principales será muy fácil irte convirtiendo en un experto y ganarte el título de hortelano de verdad
  • Plantéate objetivos fáciles al inicio, hazte con una mesa de cultivo pequeña, empieza por aromáticas e inclúyelas en tus comidas.
  • No trates de imponer este nuevo síndrome a nadie, cada uno tiene su momento, y cuando llega, hay que dejarlo florecer, aceptarlo y sacarle el mayor provecho posible.
  • Comparte tus resultados y méritos con los demás; toma fotos y publícalas en redes sociales, prepara una cena con tu recolección de tomates cherry o tu pesto casero con albahaca de verdad.  Compartir tu síndrome te ayudará a aceptarlo y a enfocarlo con naturalidad.

 

Desde SeedBox – Ecohortum hemos desarrollado un protocolo de actuación para ayudar a los afectados con el síndrome del nuevo hortelano, esto incluye poner a disposición los recursos recomendados por niveles y por necesidad, información práctica y teórica y atención a los afectados todos los días de la semana.
*Este post ha estado escrito en clave de humor y con un tono exagerado para nuestros seguidores y futuros seguidores que luchan continuamente por no hacer caso a su “llamada de la naturaleza”

 

 

 

Nuestra valoración
[Total: 3 Media: 5]
Recommended Posts

Leave a Comment

20 − dieciocho =