Convertir la basura en abono orgánico. Así se hace el Compostaje.

Suelo hacer referencia en este espacio al uso del compostaje, también llamado compuesto orgánico o simplemente abono. Sin embargo, por un error inexcusable, que estoy dispuesto a remediar en este momento, no había hablado con ustedes acerca de la forma de prepararlo.

Lo cierto es que, para cualquier persona que emprenda un proyecto de agricultura urbana, la elaboración del compostaje representa el inicio de su huerta y más que eso, representa la entrada a una cultura ambientalista, ecológica y natural, que se ampliará posteriormente con el aprendizaje sobre insecticidas y plaguicidas naturales, la nutrición de los suelos, las cosechas y en fin… todas las labores que se llevan a cabo en una huerta de forma absolutamente natural y ecológica.

¿Cómo se hace el compostaje?

Los residuos orgánicos que producimos en casa – cáscaras de frutas y verduras, cáscaras de huevo, residuos de café, restos de césped cortado, hojas secas y ramitas, etc. – son la base de un buen fertilizante para plantas.  En un recipiente del tamaño que estimemos requerimos para producir nuestro compostaje y siguiendo estas instrucciones obtendremos el valioso compostaje:

  • El recipiente que escojamos para fabricar nuestro compostaje, debe tener huecos en la base o en los lados, que permitan una relación anaeróbica que el compuesto requiere para desarrollarse. Igualmente debemos asignar un sitio, en donde no se moje nuestro compuesto y no le dé la luz del sol directamente, pero si reciba aire en forma suficiente.
  • La idea entonces es colocar en el recipiente capas alternas de residuos verdes y residuos color marrón. Los residuos verdes,  son los restos de frutas, verduras y otras plantas, en tanto que los residuos marrones son la paja, el serrín, las hojas secas e incluso una parte de tierra.  Una vez hemos superpuesto las capas alternadas, y con el fin de evitar la aparición de moscas u otros insectos se recomienda cubrir con una lona.
  • Pasados dos días, revolvemos nuestro compuesto, desde el fondo hasta la capa superior. Esta operación es importante, ya que la materia en descomposición necesita aire. La medida ideal de recipiente es de 60 cm de alto por un metro de ancho, pero finalmente esto depende de la extensión de tu huerto urbano.
  • Cada tercer día es bueno mojar un poco la mezcla del compostaje para bajar la temperatura, ya que la acción de las bacterias y los hongos en su interior suben la temperatura hasta 60 grados. Debemos regarlo pero no inundarlo.
  • Después de dos semanas, la materia adquiere una coloración marrón oscura, similar al café. Aparte del corlo, por el “mal olor” sabemos que nuestro compostaje está listo.  La apariencia en ese momento es muy homogénea.
  • Una vez listo el compuesto orgánico, se puede mezclar con tierra de jardín en las proporciones que este requiera. Para ello pueden consultar este artículo, el cual les indicará como saber que necesidades nutricionales tienen sus suelos.

Si requieres equipos y accesorios para desarrollar tu huerta en casa, por favor pincha aquí.

Nuestra valoración
[Total: 3 Media: 4.7]
Recent Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment

Ocho + 7 =